Bulking filamentoso, ¿amigo o enemigo?

Uno de los primeros autores que definió el concepto del bulking filamentoso fue Wesley O. Pipes en el año 1967; “…el bulking se define como una mala sedimentación de los flóculos del fango activo que afecta negativamente a las plantas de tratamiento de aguas residuales. Dicho fango abultado es difícil de controlar… La principal razón de las malas propiedades de sedimentación es debida a la presencia de microorganismos filamentosos flotando libremente en el licor mezcla o saliendo de los flóculos…”.

Son numerosos los morfotipos filamentosos que producen episodios de bulking, desde aquellos que originan una estructura flocular disgregada, tales como Haliscomenobacter hydrossis, hasta los que generan numerosos y largos puentes interfloculares, como es el caso del morfotipo 021N, que impiden la compactación de los flóculos y su consiguiente decantación.

¿Es realmente dañino para nuestra EDAR sufrir un episodio de bulking?, ¿es realmente un inconveniente obtener valores de IVF/IVFD elevados en planta? Sufrir un episodio de bulking en la EDAR cuando se dispone de un decantador secundario puede llegar a ser un serio problema, debido principalmente a las pérdidas de fango activo originadas en las puntas de caudal, y originando por consiguiente pérdidas de calidad en el efluente. ¿Ocurre igual cuando el método del que disponemos para la separación del fango activo del clarificado es un flotador a través de aire disuelto? Generosamente, el bulking puede llegar a ser beneficioso en dichas plantas, puesto que la elevada resistencia a la sedimentación que origina el crecimiento excesivo de filamentos favorece la elevación del fango activo a la superficie del flotador.

Igualmente, las instalaciones que sufren de episodios continuados de bulking, y las cuales por su diseño son capaces de “lidiar” con ellos, pueden llegar a obtener excelentes efluentes tratados, puesto que el mayor volumen y tiempo de contacto de los microorganismos con el agua residual produce una mayor asimilación de los contaminantes presentes. Además, algunos morfotipos filamentosos están especializados en la degradación de ciertos compuestos orgánicos, tal es el caso del morfotipo 021N en presencia de azúcares sencillos. Como ejemplo, podría ser deseable potenciar el crecimiento de dicho organismo en estaciones depuradoras industriales (EDARi) que traten afluentes procedentes de la industria de helados, bollería, etc. La imagen adjunta representa 30 fotografías de 100X de un episodio de bulking filamentoso del morfotipo 021N en una EDARi de elaboración de dulces y con sistema de flotación, cuya depuración óptima se da bajo condiciones de crecimiento excesivo de dicho organismo.

El problema del bulking no depende exclusivamente de la abundancia de bacterias filamentosas, si no de la situación. Es por ello importante conocer lo mejor posible la EDAR, saber qué buscamos y qué necesitamos, teniendo en cuenta que en determinadas ocasiones o en determinadas EDARu/EDARi el crecimiento excesivo de bacterias filamentosas puede ser perjudicial, o a veces un bienvenido y grato aliado.